Esfinge, El Cairo
Curso superior de coaching ejecutivo, abril 2013
Budapest
Rajpur India
Telefónica Formación
China
Mariachi en la boda de Pe
Bagan, Birmania
Praga
Kerala India
Florencia
Tailandia
Plaza de Tian an men Pekín
Querataro, Mexico
Mentoring Pinardi
Vicenza
Nilo Azul Etiopía
Monte Alban, Mexico
Oxaca, Mexico
Islas Galápagos
Yellowstone, USA
Los medranitos
Muralla China
Fedepe, entrega de premios
Bryce Canion, USA
Los rodriguez
Japon
BLC C&M
India del Sur, mercado
Alcalá de Henares
Lencois del Marañon Brasil
El Nilo
Obra de teatro "Los ladrones somos gente honrada"
Siria
Telefonica Data en Sao Paulo
Euroteam, Hungría
Birmania
Yellowstone, USA
Reunion HC
En la cima del M. Fuji, Japón
Glaciar, Argentina
Costa Rica
Nochevieja en Quito
Venecia
El Cairo, pirámides
Teatro
Querataro, Mexico
Teatro
Viena
Cuevas colgantes, China
Venecia
TTD
Presentación Posdata
Lago Imle Myanmar

Viaje a El Lacio (Italia)

 

Roma es una ciudad tan dotada de monumentos que resulta difícil alejarse un poco de la capital de la región del Lacio para descubrir otras ciudades y pueblos que merecen la pena una visita.

A un viaje de metro puede visitarse Ostia Antica, unas ruinas en muy buen estado de lo que fue un gran centro comercial romano hasta el siglo V,

Unos kilómetros hacia el norte se encuentra Tuscania, ciudad amurallada adornada con altas torres y con dos magníficas iglesias del románico-lombardo, San Pietro, con una curiosa cripta que recuerda a una mezquita y Santa Maria Maggiore.

Avanzando más hacia el norte encontramos Viterbo que conserva un casco medieval en excelente estado, el barrio de San Pellegrino. El Duomo cuenta con un elegante campanario y es notable el Palacio papal del siglo XIII.

A unos cuantos kilómetros de esta ciudad está Bomarzo donde el duque de Orsini construyó, en recuerdo a su última mujer, un enigmático Parque de los monstruos, con esculturas de criaturas fantásticas a partir de rocas enormes.

Tomando el camino a Orvieto, se halla Montefiascone junto al cráter de un antiguo volcán junto al lago Bolsena. La iglesia de Santa Margarita, que culmina la ciudad sobre una colina, posee una cúpula octogonal enorme, solo superada por la del Vaticano. A las afueras puede visitarse la iglesia de San Flaviano, del siglo XII que conserva estupendos frescos románicos.

Vale la pena adentrarse un poco en la región de la Umbria para visitar Orvieto, ciudad declarada ‘slow city’ ubicada sobre una meseta baja desde donde se divisan los viñedos de la zona. Ciudad monumental en iglesias y palacios, sobresale por su Duomo, una de las más grandiosas catedrales románico-góticas italianas. En su interior hay que destacar los frescos del Juicio final de la Capella Nuova pintados por Luca Signorelli a comienzos del Cinquecento. Solo esta capilla merece una detenida visita.

Si nos desplazamos ahora hacia el sur del Lacio y a unos 40 kms. de Roma está la villa de Tivoli, que sirvió como refugio veraniego a los emperadores romanos y a multitud de nobles y cardenales de la corte vaticana. De la primera época, se encuentra la Villa Adriana, una de las más espectaculares de la época, que llegó a ocupar una superficie mayor al centro de la Roma imperial. Quedan numerosos restos muy bien conservados con estanques y esculturas como las de Canopus y la Stoa Poikile, que inspiraron la obra Las memorias de Adriano de Marguerite Yourcenar. En el centro de la ciudad se encuentra la Villa d´Este, casa de campo del cardenal de L’Este edificada en el siglo XVI, donde destacan espectaculares fuentes a distintas alturas, puesto que la ciudad se edificó sobre una elevada colina.

A unos 50 kms. al este de Tivoli está la ciudad de Subiaco, conocida porque en sus alrededores se retiró San Benito en el siglo VI, para vivir en una cueva. Siglos después se construyó sobre la cueva el primer monasterio de San Benedetto, decorada con frescos del siglo XIV. A unos cientos de metros está el monasterio que fundó su hermana Santa Escolástica dotado con tres claustros de diferentes periodos artísticos. Como contraste, en la hostería del monasterio hay una foto autografiada de la actriz Gina Lollobrigida, ilustre hija de Subiaco.

Y para finalizar un paseo rápido por Roma para recordar los lugares más apreciados y tomar las alcachofas fritas en el barrio judío.